Sin categoría

Ni la genética ni la epigenética, la clave para una vida longeva es el ambioma

Además de la Genética y la Epigenética existe otro factor del que depende que vivamos más o menos años y la calidad de estos.

El Ambioma es el entorno social, psicológico, emocional que rodea a la persona.

Los hábitos saludables y el ejercicio regular pueden reducir el riesgo de la mortalidad en un 35% pero al mismo tiempo la vida social con relaciones románticas, amistades, pertenecer a una comunidad y al vecindario pueden reducir el riesgo de la mortalidad en un 65%
A diferencia de la mayoría de modas relacionadas con el bienestar, estas prácticas son placenteras, sin necesidad de realizar mucho sacrificio y es mucho más fácil que seguir una dieta estricta.

El ambioma hace que la vida sea mejor no sólo para uno mismo sino para los que te rodean.

El Ambioma tiene efectos positivos sobre nuestras emociones que crean beneficios en cascada sobre nuestro estado psicológico y la salud mental, disminuyendo el estrés, liberando más oxitocina y serotonina.

Somos seres sociales, hemos evolucionado conviviendo y formando parte de una tribu y obviamente eso tiene un impacto importante en nuestra salud y bienestar.

Hasta hace poco, el Ambioma ha sido subestimado ya que tendemos más en valorar las soluciones rápidas, fáciles y cuantificables. Por otro lado, es algo que no tiene coste, por lo tanto, a las compañías no les interesa ya que eso no da dinero.
Tener una vida social y emocional feliz tampoco significa tener cientos de amigos o miles de seguidores en las redes sociales. Pregunta: ¿Tengo a alguien en quién confiar? ¿Estoy integrada/o en mi comunidad? ¿Conozco a mis vecinos? ¿Soy amable con el prójimo?

Desgraciadamente en el mundo actual, según las encuestas, la respuesta a estas preguntas es un no. Más de 3 de 5 personas que viven en países desarrollados se sienten solos, incomprendidos y sin nadie en quién confiar.
Las depresiones, ansiedad y trastornos emocionales/psicológicos en general son igual o más importantes que las enfermedades o patologías físicas.

Fortalecer nuestros lazos sociales más allá de las redes sociales, ayudar a otros y cultivar el pensamiento positivo podría ser un buen comienzo para vivir más años y mejor.

Artículos Relacionados